Bentley, Jeffery W. & Daniel Vasques 1998 “The Seed Potato System in Bolivia: Organisational Growth and Missing Links.” London: ODI Agricultural Research & Extension Network (AgREN). Network Paper No. 85. 11 pp.

 

Ver más abajo para resumen en español

 

Abstract

Most of the formal, small-scale seed potato producers in Bolivia are organised into “small seed firms” (PESEMs), with the support of PROSEMPA, a Dutch-funded project.  PROSEMPA helped the PESEMs establish good relations with OLS, the government quality control agencies. PROSEMPA also helped the PESEMs establish good relations with SEPA, the source seed supplier, a Swiss-funded project which is striving to become a private firm. The PESEMs tend to have weak links with researchers and especially with customers and merchants. ARADO is independent union of seed producers, and is older than PROSEMPA. ARADO seems to be more sustainable than most PESEMs.

 

Most institutions that work with small-scale Bolivian seed producers have marginalised community organisations (sindicatos), choosing instead to form alternative groups, which are said to be easier to work with. All of these institutions are financially dependent on foreign donors (especially Swiss, Dutch and US). The demand for certified seed potatoes is small and easily saturated. Probably over half of this demand is stimulated by NGOs donating seed, rather than by the market. The PESEMs have quality control problems, with management of light, storage, sprout management and pest control. Seed producers are cutting forests of endangered species to escape nematodes.

 

In spite of the above problems, Bolivia does have a functioning seed certification system for potatoes. Improved and European varieties are now widespread in Bolivia. Smallholder farmers have accepted new varieties. Protected seedbeds, designed by researchers in farmers’ fields, are proving to be effective for raising small amounts of high quality seed potatoes. A semi-formal seed system is developing spontaneously, as farmers who can no longer grow certified seed have turned to informal seed potatoes, controlling for size and diseases etc.


 

La Organización de la Producción de Papa Semilla Formal

a Pequeña Escala en Bolivia

 

 

Trabajo presentado en Cochabamba a PROSEMPA, SEPA, OLS, PROINPA, ARADO, ASAR, Comisión Europea, Proyecto Tapacarí-Arque, DAG, PROCADE

 

23 de marzo de 1998

 

Jeffery W. Bentley

Daniel Vasques

 

Casilla 2695

Cochabamba, Bolivia

Tel/fax: (591) 42 96481

bentley@albatros.cnb.net

 

 

Introducción

 

Este trabajo fue auspiciado por el ODI (Overseas Development Institute), un instituto privado en Londres. Fue concebido por el Dr. Robert Tripp, antropólogo económico y financiado por el Programa de Investigación de Ciencias Botánicas (Plant Sciences Research Programme) del DFID (Departamento para el Desarrollo Internacional—Department for International Development) del gobierno de Gran Bretaña. El objetivo es aprender lecciones de la producción de semilla formal a pequeña escala. Se espera que nuestras conclusiones sean útiles para las instituciones semilleras en Bolivia, y para instituciones del desarrollo aquí y en otros países. La charla empieza con 6 cortos estudios de caso, revisa los problemas principales del sector en Bolivia, y al final se hacen recomendaciones. Las conclusiones son de los autores, y no necesariamente del Programa de Investigación de Ciencias Botánicas del DFID.

 

La Comunicación

 

En general, los productores de semilla (p.ej. PESEMs) tienen buena comunicación con PROSEMPA, OLS y SEPA.

 

PROSEMPA les visita, da capacitación y les ayuda a hacer contactos con otras instituciones. Durante nuestras visitas con los grupos, vimos que los productores y los funcionarios de PROSEMPA se conocen y se llevan bien.

 

OLS simpatiza con las metas de los pequeños productores de semilla formal. Los productores conocen las oficinas departamentales de la OLS. Los agricultores llaman a la OLS por teléfono, y se acercan para hacer citas para que se realicen el control de calidad en las comunidades. Los de la OLS llegan a las parcelas 3 veces por ciclo, si les queda tiempo. En Cochabamba, donde se produce la mayoría de la semilla, pero donde no hay muchos más funcionarios que en los otros departamentos, llegan una vez por ciclo a las parcelas.

 

SEPA conoce a los productores y les trata con respeto cuando llegan a sus oficinas. Los productores saben comunicarse con SEPA para comprar semilla para remultiplicación. Los productores reconocen la calidad de la semilla de SEPA, pero empiezan a buscar alternativas más baratas a la semilla de SEPA.

 

Pero en general los pequeños productores de semilla no tienen buena comunicación con el mercado ni con los investigadores.

 

Los productores de semilla formal desconocen su mercado. No conocen a los agricultores y los comerciantes que les comprarían su semilla. (Se volverá a este tema).

 

Los investigadores, principalmente PROINPA, tienen muy buenas relaciones con algunos grupos, sobre todo los que están cerca a sus estaciones experimentales, sin embargo, la investigación es la parte más aislada del sistema formal. La mayoría de los productores de semilla desconocen a los investigadores y su oferta tecnológica y genética.

 

 

 

Estudios de Caso

 

De los grupos que visitamos (seleccionados en colaboración con la dirección de PROSEMPA y otros) aquí presentamos 6 grupos con las mayores diferencias entre ellos. Tienen diferentes estrategias para lograr la sostenibilidad.

 

Nombre

Lugar

Características

Con quiénes trabaja

APROSEPA

Villazón, Potosí

Empieza a manejarse como empresa.

PROSEMPA, Proyecto San Juan del Oro

Las Juanas

Hornos, Puna, Potosí

Grupo antiguo de mujeres.

PROSEMPA, PROINPA

Puka Puka

Tarabuco, Yamparáez, Chuquisaca

Captan fondos de donantes.

Al inicio con PROSEMPA. Plan Internacional, Caritas, FAO Fertisuelos, FDC, ACLO, Fundación contra el Hambre.

Sumaj Muju

Zudáñez, Chuquisaca

No es claro si el grupo es sostenible. Es representativo de muchos grupos.

PROSEMPA

ARADO

Alturas de Cochabamba

Los técnicos son empleados del grupo. Crédito.

ASAR

PADER

Llallagua, Potosí

Trabajan con sindicatos. Su tecnología se basa en camas protegidas.

PROINPA,

UNICEF

 

 

APROSEPA es una asociación de 4 PESEMs y algunos individuos. Con 67 socios, ha resultado difícil que todos los miembros manejen la información. Dos de los socios que tienen teléfonos en casa, camiones y habilidades empresariales han empezado a manejar APROSEPA como si fuera un negocio. Nosotros no estamos diciendo que ésto es bueno ni malo; es un asunto entre ellos. Solo decimos que parece ser una salida, ya que estos 2 señores pueden manejar las relaciones externas y organizar la asociación más o menos en términos empresariales.

 

Las Juanas es una cooperativa antigua femenina, formada por las madres de las presentes 10 socias. Empezaron con artesanías antes de ser una cooperativa agrícola. Es uno de los pocos grupos que sí se enfrenta con el mercadeo; tienen días de campo donde cultivan y cocinan las variedades de papa que ofrecen. Venden semilla en la feria semanal de su zona. Piensan ofrecer semillas de granos en el futuro. Su sostenibilidad viene de su solidaridad, y si no resulta rentable la producción de papa semilla, ofrecerán otras semillas, u otros productos.

 

Puka Puka es uno de los pocos grupos que maneja tierra en colectivo. Los 36 miembros prestan tierra al grupo, en rotación. Colaboran con muchas instituciones. Trabajan más o menos como una ONG que identifica donantes y forma proyectos para captar fondos.

 

Sumaj Muju tiene 7 socios. Se entienden bien y no tienen problemas de organización interna. Es dudoso si el grupo es sostenible, ya que no tienen buena comunicación con sus clientes. Venden un año a un grupo, otro año a otro. Piensan hacer días de campo, pero no saben promocionar ni vender su producto. Dicen que no contratarían transporte para hacer llegar semilla a los clientes, por el costo y el riesgo. Manifiestan no poder trabajar sin la ayuda de una institución. Este grupo es representativo de muchos otros grupos, que no manejan su mercadeo y no pueden trabajar por su cuenta.

 

ARADO, con 32 años, es tal vez el abuelo del sistema de semilla formal. Son una cooperativa agrícola grande (225 miembros) y los técnicos son empleados de ARADO. Su sede en la ciudad de Cochabamba tiene un dormitorio, donde los miembros pueden dormir por el precio simbólico de un Boliviano. Los técnicos y los miembros tienen reuniones mensuales para resolver problemas y compartir información. Se da crédito a los miembros para semilla y agroquímicos. Producen semillas de granos, además de papa. Los ingresos de la semilla permiten costear los insumos bioquímicos del próximo ciclo, pero no los salarios de los técnicos y automóviles etc.

 

PADER es un proyecto financiado por UNICEF, con la Federación de Campesinos en Llallagua, Potosí. Hacen más de 400 camas protegidas por año, con campesinos. Las camas orgánicas les permiten hacer investigación participativa, por ejemplo pruebas de variedades. PADER tiene la colaboración de un técnico de PROINPA y 6 para-técnicos propios. Evitan el problema de mercadeo, ya que toda su semilla es para el auto-consumo. Es el único caso que vimos de una organización que trabaja con los sindicatos, y es uno de los pocos con fuertes relaciones con los investigadores.

 

Problemas Principales

 

En general, identificamos los siguientes problemas con los productores a pequeña escala de papa semilla formal:

 

·      Falta de comunicación con investigadores

·      Mercadeo débil

·      No colaboran con la organización comunitaria (sindicatos)

·      Falta de comprensión entre instituciones

·      Dependencia de donantes

·      La demanda local es pequeña y fácil de saturar

·      Problemas agronómicos: luz, silos, brotes, plagas

·      Nemátodos

 

Falta de comunicación con investigadores. PROINPA es la más aislada de las instituciones grandes. Los productores tienen adecuadas relaciones con instituciones que les proporcionan semilla y control de calidad, pero muchos productores de semilla desconocen qué variedades están bajo investigación, y como hacer llegar sus demandas de investigación.

 

Mercadeo débil. Es irónico, que proyectos que insisten en trabajar con agricultores comerciales, con variedades comerciales, enfatizando la comercialización de la semilla, han excluido a los comerciantes. Parece que hay un sesgo contra el comerciante, por ser capitalista. Los comerciantes que hemos visto no son ningunos capitalistas multinacionales, sino que son campesinos que han logrado comprar un Volvo de segunda mano, o son mujeres indígenas que compran 6 cargas de papas en el mercado para revenderlas por arroba. Hemos visto 3 mujeres y más pagando flete en el mismo camión, porque ninguna compró lo suficiente para llenar un vehículo. Los que compran y venden aportan conocimiento del mercado; saben cuándo y dónde comprar tal variedad de papa y dónde venderla. Los transportistas y rescatistas asumen el riesgo y manejan el capital que mueve la papa. Las instituciones que han tratado de aislar a los comerciantes ahora tienen grupos de productores que no pueden vender su semilla por su cuenta.

 

De las instituciones que vimos, solo PADER (con PROINPA) colabora con la organización comunitaria (sindicatos). Pocas instituciones quieren trabajar con las organizaciones de base, los sindicatos. Bolivia es uno de los pocos países latinoamericanos que tiene un campesinado organizado. Sin embargo, las instituciones dicen que los sindicatos son políticos, y que no se puede trabajar con ellos. Tal vez desde la perspectiva agronómica es más fácil crear grupos especiales en vez de trabajar con los grupos que ya existen. Pero nos parece cínico, crear grupos débiles en vez de fortalecer a los grupos existentes, y luego decir que el proyecto es “participativo”.

 

La falta de comprensión entre las instituciones, y todos ustedes saben a qué nos referimos, no ayuda a nadie, sino que ha hecho daño al sistema formal de papa en Bolivia: ha contribuido al aislamiento de la investigación, a problemas de difusión de variedades nuevas, y al flujo de información. Hizo que este estudio fuera más difícil. Cada institución hablaba las maravillas de su propio trabajo y criticaba a los demás. Bajo estas condiciones, es más difícil que gente que está fuera del sistema simpatice con su trabajo.

 

La dependencia de donantes. Nos preocupa que algunos donantes crean proyectos con la idea de que pueden llegar a ser “sostenibles”.  Ninguna organización formal puede vivir de la papa, o de otro cultivo de bajo valor. La papa en Bolivia es riesgoso, y en cualquier año el productor puede perder casi toda la producción a la sequía, la helada o la granizada. La agricultura es un bien público que da alimento al público en general, y los aportes al sistema (investigación, extensión etc.) tienen que salir del público en general, no de los campesinos. Es mucho esperar que una institución agrícola puede costear salarios de técnicos, automóviles etc. sobre la producción de los campesinos que atienden.

 

La demanda local es pequeña y fácil de saturar. La demanda es apoyada por instituciones. Gran parte de la semilla formal se vende a instituciones, que no se preocupan mucho por el precio, con tal que hay factura. Esa papa se regala o se presta a fondo perdido a pequeños productores. Ayuda a estimular una demanda que no es real. Muchos agricultores quieren producir semilla, porque con la ayuda de las instituciones, ha sido rentable. Sin embargo, si todos producen papa semilla formal el mercado se saturará. Los agricultores que sí demandan semilla frecuentemente, como los mishkeros, prefieren semilla no formal, por su precio. Por ejemplo, Puka Puka produce semilla formal para instituciones, y semilla no formal, más barata, para vender a mishkeros.

 

Problemas agronómicos: luz, silos, brotes, plagas, dañan la calidad de la semilla. El concepto de la semilla formal implica de un kilo de semilla se cosechan más o menos 20. Parece que en realidad se cosecha apenas 5, lo cual contribuye a la poca demanda real para semilla formal. (Funcionarios de PROSEMPA nos dijeron que parcelas bajo riego en los valles de Tarija en 1997 era general cosechar solo 7 toneladas/ha, con el uso de semilla formal).

·      Luz: los silos son muy oscuros, o muy alumbrados. Hay poca investigación formal sobre el tema. Es común ver papas con lo que llamamos “cabeza de Medusa”, debido a problemas de luz.

·      Silos: muchas instituciones siguen haciendo silos grandes y comunales, mientras toda la gente, hasta Las Juanas, quiere silos familiares. (PROSEMPA ha diseñado un silo familiar apropiado). Hay problemas con el manejo de ventilación y humedad en los silos.

·      Brotes: Los productores de semilla en general no saben desbrotar las variedades holandesas, y en general estas papas solo producen un tallo, lo cual disminuye su rendimiento.

·      Plagas: varias instituciones están sesgados hacia el control químico. Recomiendan aplicaciones de insecticidas por calendario, aun cuando no sea necesario. A lo largo crea más problemas con plagas insectiles, a medida que los insectos adquieren resistencia genética a los insecticidas, y se eliminan sus enemigos naturales.

 

Nemátodos, además de ser un problema agronómico, son un problema social. A medida que se expande la frontera de nemátodos, hay agricultores que se quedan adentro de esta frontera. Son agricultores capacitados en la producción de semilla, con ganas de producirla, pero que ya están afuera del juego por tener sus suelos contaminados. La búsqueda de tierras limpias de nemátodos está fomentado la eliminación de bosques de quewiña (Polilepis spp.) en las alturas de Cochabamba, y la conversión de las pampas naturales de Villazón, Potosí (Noel Ortuño, comunicación personal). Estos ecosistemas son más vulnerables y pequeños que los bosques lluviosos.

 

Recomendaciones

 

Financiamiento estable. Una institución pública agrícola tiene que tener financiamiento estable (ej. CIMMYT, USDA). No se puede fingir de que una institución al servicio del público puede vivir de los campesinos, productores de cultivos de bajo valor, como la papa.

 

Mercadeo y organización. Los comerciantes y los sindicatos son parte del ambiente social. Hay que entenderlos y no excluirlos de antemano.

 

Infraestructura (almacenamiento). Se necesitan silos, con diseños más apropiados, y que sean silos familiares, no comunales.

 

Variedades holandesas, de ciclo corto, parecen escapar a los problemas climáticos (sequía, granizada, helada etc.).

 

Buscar estabilidad de personal. Los pequeños productores de semilla se quejan cuando el técnico cambia cada año o cada 6 meses. Requiere tiempo conocer la zona y ganar la confianza de la gente.

 

Resolver los problemas agronómicos y de post-cosecha. Estos problemas probablemente están relacionados con los bajos rendimientos que se obtienen sembrando semilla formal y contribuyen a su baja demanda.

 

Fomentar las camas protegidas. Nos parecen totalmente apropiadas, agronómica y socialmente. Los campesinos que las usan están satisfechos con las camas, que permiten cosechar 1:25 o hasta 1:50, con bajo riesgo de enfermedad, sequía etc. Los campesinos están dispuestos a construir camas, aun poniendo todos los costos de mano de obra y capital, cosa que no sucede con los silos. Los campesinos están adaptando las camas (p.ej. haciéndolas sin hojas de plástico en algunos lugares) para adecuarlas mejor a sus condiciones, lo cual indica que las camas protegidas ya han entrado en la cultura boliviana.

 

El sistema semi-formal. Algunos de los agricultores que se han quedado adentro de la frontera de nemátodos, siguen produciendo semilla. Esta semilla es técnicamente no formal, pero tiene ciertas características del sistema formal, y la estamos llamando semilla “semi-formal”.  Los productores controlan el tamaño, para hacer semilla pequeña (en vez de simplemente vender la murmu como semilla). Controlan tizón etc. como para papa semilla, y la venden como semilla. A medida que los nemátodos quitan más agricultores del negocio de la papa formal, la semilla semi-formal, con etiquetas honestas, podría ser una opción para ellos.

 

Back to Homepage